Estás utilizando un navegador obsoleto

Es posible que debido al navegador que estás usando, algunas páginas de esta web no se vean de manera óptima, por lo que te recomendamos que utilices Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11. Muchas gracias.

Soluciones prácticas de bricolaje, reparación y tratamiento de superficies.

Una consulta recurrente entre las muchas que les llegan a nuestros manitas es la que tiene que ver con los tacos de fijación; concretamente, con cuál es el tipo de taco más adecuado para determinado uso/paramento.

No es un tema carente de importancia pues de la elección del tipo de taco correcto puede depender que nuestro flamante nuevo mueble colgado de diseño no acabe en el suelo con toda la vajilla “buena” hecha pedazos en su interior (por poner un ejemplo un poco dramático, aunque hemos quitado al niño de debajo).

Existe una enorme variedad de tacos en el mercado, pero puestos a discriminar, a favor de la brevedad, nosotros hablaremos de estos:

  • De plástico sólidos: Poco efectivos, se expanden un poco al meter el tirafondo y sus uñas se resisten a la extracción, pero no si se ejerce una gran fuerza. Suelen ser blancos.
  • Semihuecos: El taco de toda la vida, gris, con una aleta a cada lado. El corte longitudinal que presentan permite abrirse mucho a la punta al introducir el tirafondo.
  • Estriados: Es una versión mejorada del anterior. Bueno para paredes sólidas y huecas. Podría decirse que es el mejor taco universal.
  • Metálicos para hormigón: Más que un taco, es una pieza que incluye casquillo, cuña y varilla todo en uno. Consigue una agarre increíble sobre hormigón. No se usa a nivel doméstico.
  • De latón: Para fijar varilla roscada o tornillería de rosca (no tirafondos) en superficies sólidas.
  • Basculantes: Para materiales huecos, la pieza penetra en la cámara y bascula de manera que ya no puede extraerse.
  • Metálicos replegables: Parecidos a los anteriores, solo que en este caso se introducen dos alas plegadas que, una vez dentro, se extienden con la ayuda de una pistola parecida a una remachadora.
  • Autoperforantes: Para materiales blandos, paredes huecas y cargas ligeras. Se introducen con un destornillador y luego se mete en ellos el tirafondo.
  • Químicos: Ideales para paredes de bloque hueco de hormigón o ladrillo perforado. Se practica el agujero con un taladro, se introduce una especie de taco perforado (como una cestita) y se rellena con un producto químico que desborda por los orificios de la cesta y se endurece enseguida. Antes de que endurezca introduciremos en el hueco la varilla roscada o elemento de fijación que nos interese.

Ahora bien ¿cuál debemos escoger en cada caso? Para determinarlo hay tres elementos a tener en cuenta: el tipo de paramento sobre el que vamos a fijarlo, el peso de la carga y la clase de esfuerzo que habrá de soportar el tirafondo. En este artículo vamos a centrarnos en esos tres elementos para decidir qué tipo de taco, de los enumerados arriba, hay que emplear en cada caso.

tipos de taco

tags

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Todo bricolador que se precie se ve obligado de vez en cuando a sacar el taladro; una herramienta que asusta a muchos, pues no ofrece segundas oportunidades. Al fin y al cabo, todos tenemos “un amigo que tiene un amigo” que alguna vez partió una baldosa del baño intentando colgar una jabonera, o que picó una conducción de agua en lo que prometía ser una operación sencilla para colocar un cuadro.

Pues bien, hoy te ofrecemos algunos consejos de lo más útil para que, la próxima vez que tengas que utilizar el taladro, todo acabe felizmente. Toma nota:

tags

Comentarios de otros usuarios:

jose francisco perez j dice:

excelente pagina para quienes somos caseritos y laboriosos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los tiempos cambian y con ellos también lo hacen las modas. Cuando uno menos se lo espera, ese armario o esas baldas que nos parecieron tan funcionales en su día, de repente se nos antojan un horror que hay que retirar sin perder un segundo. Es posible, sin embargo, que al apartarlas de la pared descubramos que en su lugar quedan unos tacos de plástico muy poco estéticos. ¿Estamos, pues, condenados a esconder esa pared de por vida? ¡Nada de eso! Sigue estos pasos y borra el recuerdo de tu antigua decoración.

Ya tenemos los orificios sellados y la pared preparada para una segunda vida. ¡Un poco de pintura y a pensar en una nueva decoración!

tags

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Eres de esos que sienten un terror reverencial por el taladro? ¿Este post en el que te ofrecíamos unos cuantos trucos a la hora de utilizarlo no hizo mella en tu respeto por esta herramienta, que es también un arma de doble filo? ¿Tampoco te convence el hecho más que probado de que hay pocas pifias con el taladro que no tengan solución con Aguaplast? Pues bien, hoy vamos a hablarte de un producto que va a alegrarte la vida.

Aunque la utilizad del taladro es innegable, lo cierto es que, demasiado a menudo lo utilizamos para trabajos en las que no es imprescindible. Muchas de las aplicaciones que le damos podrían evitarse, hoy en día existen ‘super-adhesivos’ capaces de fijar elementos con tanta seguridad como el taladro. Sólo hay que saber qué elementos pueden ser fijados con adhesivos y en qué superficie. ¡Y no son pocos!

Fija Todo es una masilla-cola pensada para realizar fijaciones sencillas y duraderas. Con ella podrás fijar zócalos, molduras, rosetas, percheros, moquetas, canaletas, piezas de PVC rígido, corcho, cristal… Básicamente puedes utilizarla para fijar dos piezas cualesquiera entre sí, siempre que una de las dos sea porosa.

Se trata de un producto de extraordinaria resistencia, pero que permite realizar correcciones en tanto no se haya secado completamente. Además, en caso de que el producto rebose, es muy fácil retirar los restos.

Estos son los pasos que debes seguir para utilizar Fija Todo correctamente.

¿Qué os parece? ¿Cuánto trabajo creéis que podréis quitarle al taladro ahora?

tags

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies cuando un usuario navega por sus páginas web. Las cookies utilizadas por el sitio web son ficheros enviados a un navegador web a través de un servidor web para registrar las actividades de los usuarios en el sitio web y permitir que más fluida, navegación personalizada. Privacidad

Aceptar