Estás utilizando un navegador obsoleto

Es posible que debido al navegador que estás usando, algunas páginas de esta web no se vean de manera óptima, por lo que te recomendamos que utilices Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11. Muchas gracias.

Soluciones prácticas de bricolaje, reparación y tratamiento de superficies.

Pintar una estancia, o incluso toda la vivienda, es uno de los trabajos que más se animan a hacer los bricoladores por sí mismos. Es un trabajo que parece sencillo ¿verdad? Pero lo cierto es que pintar tiene su arte y no son pocos los conocimientos que un pintor profesional atesora a lo largo de los años, por no hablar de la técnica, que no se estudia ni se adquiere de un día para otro…

A la hora de la verdad, una mala preparación de la base, una elección incorrecta del tipo de pintura o el empleo de una producto de baja calidad puede dar lugar a una serie de defectos en el resultado final. Hoy, en lugar de daros unos consejos previos para evitar esos defectos, como hacemos habitualmente, vamos a hacer el proceso inverso; es decir, vamos a ver cómo diagnosticar los desperfectos en la pintura para identificar su origen.

Hay otros desperfectos posibles, aunque estos que os hemos expuesto son los más habituales ¿Habéis sufrido alguna vez un problema de este tipo?

tags

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Dicen que los cuatro años que Miguel Ángel pasó pintando la bóveda de la Capilla Sixtina fueron los más miserables y desgraciados de su vida. Y es que, ciertamente, pintar un techo, aunque sea todo de blanco, puede ser una tarea desgraciada si no se toman algunas precauciones…

Como ves, pintar un techo no tiene por qué ser un drama (excepto si, como Miguel Ángel, te pasas cuatro años haciéndolo). Normalmente, los techos se pintan de blanco o en tonos pastel. Si quieres saber por qué y recibir algunos otros consejos, puedes consultarlo aquí.

tags

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Alguna vez has pintado los techos de un baño interior o de un trastero, sólo para ver cómo a los pocos meses aparecían manchas? Es muy habitual que en las estancias húmedas, oscuras, poco ventiladas y de alta condensación proliferen mohos, hongos y algas, que son los responsables de ese ennegrecimiento de la pintura. El problema no es sólo estético, lo cierto es que estos microorganismos, además de oscurecer la pared y degradar la pintura, pueden provocar problemas de salud y reacciones alérgicas.

En este blog ya hemos hablado a menudo de productos específicos que combaten los microorganismos, como Fungistop o Limpiador Quita Moho, pero la verdad es que, si sabemos que una estancia es susceptible de presentar este problema, es mejor prevenirlo a tener que combatirlo más adelante.

El Aditivo con Conservante Anti-moho de Beissier es un producto de fácil dosificación y homogeneización que se añade a cualquier pintura plástica de interior o exterior y que evita la aparición de hongos, bacterias y algas. Sus efectos son duraderos, funcionado como un conservante de las propiedades de la pintura. Por lo demás, las características del producto, como el color, la densidad y el tiempo de secado, no se ven en absoluto afectadas.

Es importante señalar, eso sí, que la pintura ‘enriquecida’ con el aditivo debe ser aplicada sobre una superficie libre de microorganismos, por lo que si te dispones a repintar una habitación en la que estos ya han aparecido, deberás tratarla previamente con Quita Moho.

tags

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En Bricopared hemos hablado mucho de humedades y de cómo podemos combatirlas. Hoy vamos a hablar de cómo podemos eliminar, además, las señales de su paso por nuestras paredes. Nos referimos a esas manchas oscuras que no son otra cosa que mohos, y que tanto nos molestan.

Retirar el moho es sólo el primer paso de cualquier solución al problema de la humedad, pero también es algo recomendable en sí mismo. Y es que las humedades no se presentan nunca cuando a uno le viene bien. Obviamente lo ideal es buscar el origen de la humedad y eliminarla de forma permanente, más que combatir una y otra vez sus consecuencias, pero tampoco tenemos por qué convivir con esos microorganismos hasta el momento en el que nos venga bien emprender una obra. Así que ¿por qué esperar? ¡Eliminemos esos mohos ya mismo!

Beissier ha sacado al mercado recientemente un producto específico para limpiar las manchas de humedad. Se llama Limpiador Quita-Moho y es muy fácil de usar. Sólo debes vaporizarlo sobre las manchas y después aclarar con abundante agua mientras se frota con un cepillo o esponja. Se trata de un producto alcalino y puede manchar la ropa, por lo que te recomendamos que utilices guantes, ropa vieja y gafas de seguridad.

limpiador quita moho

 

Pero atención, los mohos son organismos perseverantes y si nos limitamos a retirarlos, volverán a la carga al cabo de no mucho tiempo. Por eso, después de aplicar Limpiador Quita-Moho es la hora sacar la caballería pesada. Hablamos, cómo no, del célebre Fungistop que os hemos recomendado en tantas ocasiones. La novedad aquí está en que, ahora, Fungistop está disponible en forma de gel y que viene con su propia esponja aplicadora, por lo que puedes extenderlo sobre las manchas de forma mucho más sencilla y limpia.

Juntos, Limpiador Quita-Moho y Fungistop, forman una combinación letal para los mohos y musgos que proliferan con la humedad; pero recuerda, como ya hemos dicho antes, lo ideal es atacar directamente el problema, más que a sus causas. Así que te recomendamos que en cuanto te sea posible te pongas manos a la obra y acabes con el origen de la humedad.

Puedes econtrar las intrucciónes que necesitas para solucionar humedades en los artículos que te sugerimos más abajo. Haznos caso y te olvidarás no sólo de los mohos, ¡también de la humedad!

tags

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies cuando un usuario navega por sus páginas web. Las cookies utilizadas por el sitio web son ficheros enviados a un navegador web a través de un servidor web para registrar las actividades de los usuarios en el sitio web y permitir que más fluida, navegación personalizada. Privacidad

Aceptar