Estás utilizando un navegador obsoleto

Es posible que debido al navegador que estás usando, algunas páginas de esta web no se vean de manera óptima, por lo que te recomendamos que utilices Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11. Muchas gracias.

Soluciones prácticas de bricolaje, reparación y tratamiento de superficies.

Las consultas acerca de cómo hemos de aplicar la pintura con un rodillo son bastante habituales en Bricopared. Y es que, aunque pintar una estancia es algo que está al alcance de cualquier persona, es cierto que conseguir un acabado casi profesional requiere algo de maña y, sobre todo, una buena técnica.

Hoy nos vamos a centrar precisamente en esa técnica, o mejor dicho, técnicas. Pero antes de entrar en el asunto, ahí van unas normas que conviene observar independientemente de qué técnica se use. Nos referimos, eso sí, a cosas a tener en cuenta en el momento de la aplicación, no a otros consejos más generales como los que os dimos aquí.

En ambas técnicas resultará especialmete un alargador para el rodillo. Esta herramienta, que mucha gente solo considera necesaria para llegar a lugares elevados, es en realidad una forma estupenda de ampliar el alcance de nuestras pasadas y resulta muy útil para pintar una la pared. Además, gracias al alargador también nos evitaremos el esfuerzo de acuclillarnos cada vez que queramos recargar el rodillo.

tags

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cuando nos proponemos pintar cualquier cosa, bien sea un mueble o una pared, conviene que tengamos muy en cuenta que el resultado final dependerá en gran medida del trabajo que hagamos mucho antes de abrir los botes de pintura. Y es que la preparación de la superficie es un momento clave en el que no se debe escatimar tiempo si deseamos un buen acabado. A continuación te recordamos los pasos imprescindibles que debes dar antes de empuñar el rodillo y la brocha.

Como veis, no son pocas las cosas que debemos tener en cuenta antes de sacar las brochas y los rodillos y entregarnos a la mucho más placentera tarea de pintar. Pero te garantizamos que cuanto más mimo pongas en estos pasos previos, mejor resultado obtendrás.

tags

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Normalmente, para los aficionados al bricolaje, pintar una estancia es un trabajo que requiere, aparte de la pintura y las herramientas, mucha cinta de carrocero, papel de pintor o plásticos.

Enmascarar una estancia antes de pintarla (tapar los rodapiés y los marcos de puertas y ventanas, cubrir los apliques de luz, etc.), puede llevarnos un buen rato y, además, si no lo hacemos bien, el resultado puede ser muy malo. Sobre todo si hemos pintado la pared de un color distinto al anterior.

Y sin embargo, enmascarar una estancia antes de pintarla no es un paso obligatorio. Muchos pintores profesionales con años de experiencia confían en su destreza para pintar sin haber cubierto poco más que el suelo. Pero ¿Cómo son capaces de pintar los encuentros entre paredes, o al ras de los rodapiés, por ejemplo? Mediante la técnica de florecimiento.

La técnica de florecimiento no es algo recomendable para quien pinte una pared por primera vez, pero si lo tuyo es la pintura y tienes algo de experiencia, puedes intentar ponerla en práctica. Así es como se hace:

Obviamente, esta es una técnica complicada que necesita mucha práctica. Nosotros te recomendamos que, si te atreves a ponerla en práctica, comiences probando en puntos no críticos, como por ejemplo el encuentro entre dos paredes que vayas a pintar del mismo color.

tags

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cierto tipo de espacios representan un reto para los materiales con los que están construidos, y muy particularmente para la pintura de las paredes. Y esto es así incluso aunque no presenten ningún defecto constructivo ni padezcan un problema concreto; es simplemente debido a su propia naturaleza: o bien están bajo tierra, o bien directamente bajo cubierta y muy a menudo están mal aislados y poco ventilados porque no están pensados para ser habitables. Hablamos, por supuesto de lugares como sótanos, trasteros, cuartos de contadores y garajes, pero los mismos problemas podemos encontrarlos en ciertas zonas exteriores o semiexteriores como fondos de patio o fachadas umbrías. Lo que tienen en común todos estos espacios es que suelen ser húmedos y fríos, o bien fríos a veces y tórridos otras.

Somos conscientes de que cada espacio tiene sus propias características, pero si nosotros tuviéramos que recomendar una sola pintura para las paredes y techos de este tipo de estancias, sería sin duda Isolfix Ambientes Húmedos —si te estás preguntando qué pasa con los suelos, son otro mundo, las características que debe soportar una pintura de pavimento son otras—. Isolfix Ambientes Húmedos tiene todo lo que se requiere de una pintura que vaya a estar sometida a este tipo de condiciones.

En este post no os vamos a hablar de cómo aplicar esta pintura, pues en lo esencial no varía respecto a otras pinturas, sino que os vamos a dar cinco razones por las que, si el ambiente es extremo, Isolfix Ambientes Húmedos es la solución.

https://www.beissier.es/media/images/web/IsolfixAH15L_480.jpg

 

tags

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies cuando un usuario navega por sus páginas web. Las cookies utilizadas por el sitio web son ficheros enviados a un navegador web a través de un servidor web para registrar las actividades de los usuarios en el sitio web y permitir que más fluida, navegación personalizada. Privacidad

Aceptar