Estás utilizando un navegador obsoleto

Es posible que debido al navegador que estás usando, algunas páginas de esta web no se vean de manera óptima, por lo que te recomendamos que utilices Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11. Muchas gracias.

Soluciones prácticas de bricolaje, reparación y tratamiento de superficies.

Normalmente, para los aficionados al bricolaje, pintar una estancia es un trabajo que requiere, aparte de la pintura y las herramientas, mucha cinta de carrocero, papel de pintor o plásticos.

Enmascarar una estancia antes de pintarla (tapar los rodapiés y los marcos de puertas y ventanas, cubrir los apliques de luz, etc.), puede llevarnos un buen rato y, además, si no lo hacemos bien, el resultado puede ser muy malo. Sobre todo si hemos pintado la pared de un color distinto al anterior.

Y sin embargo, enmascarar una estancia antes de pintarla no es un paso obligatorio. Muchos pintores profesionales con años de experiencia confían en su destreza para pintar sin haber cubierto poco más que el suelo. Pero ¿Cómo son capaces de pintar los encuentros entre paredes, o al ras de los rodapiés, por ejemplo? Mediante la técnica de florecimiento.

La técnica de florecimiento no es algo recomendable para quien pinte una pared por primera vez, pero si lo tuyo es la pintura y tienes algo de experiencia, puedes intentar ponerla en práctica. Así es como se hace:

Obviamente, esta es una técnica complicada que necesita mucha práctica. Nosotros te recomendamos que, si te atreves a ponerla en práctica, comiences probando en puntos no críticos, como por ejemplo el encuentro entre dos paredes que vayas a pintar del mismo color.

tags

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Una de las tareas más desagradecidas después de cualquier trabajo de pintura es la de la limpieza de las herramientas. Un paso que, además, no podemos dejar para más adelante; o limpiamos la brocha, el rodillo y la bandeja nada más terminar… o ya podemos ir pensando en comprar nuevas herramientas.

No podemos dejar de insistir en la importancia de la limpieza, tanto previa como posterior a cualquier trabajo; pero no nos engañemos, a nosotros nos gusta tan poco como a vosotros tener que andar limpiándolo todo después de pintar. Hace no mucho os hablábamos de este estupendo truco con el que os podéis evitar, al menos, limpiar las herramientas entre mano y mano de pintura. También os hablamos hace bien poco de este truquito con el que evitaréis que la pintura chorree por el bote y acabe manchando el suelo.

Hoy os traemos un truco igual de fácil y tan útil como los anteriores. Una forma muy sencilla de evitar manchar la bandeja de pintura, que por cierto es una de las cosas más engorrosas de limpiar.

Se trata de hacer algo tan sencillo como cubrir la bandeja con papel de aluminio. Hay quien utiliza el film transparente, pero la ventaja que aporta el papel de aluminio es que toma mejor la forma de la bandeja y no se mueve ni se pega al rodillo cada vez que lo pasamos. En cualquier caso, os garantizamos que funciona. ¡Una cosa menos que tenemos que hacer al terminar de pintar!

bandeja de pintura

tags

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando nos proponemos pintar una pared, una de las primeras cosas que debemos hacer es evaluar el estado de la pintura anterior. Si está en mal estado, corremos el riesgo de que, al aplicar la nueva pintura encima, aquella acabe por desprenderse y se lleve por delante todo nuestro trabajo.  A continuación te desvelamos un sencillo truco con el que podrás valorar si se puede o no repintar sobre la pintura anterior, siempre, eso sí, que se trate de pinturas plásticas lisas.

Recuerda que este truco sólo funciona con pinturas plásticas lisas. Para probar la adherencia de picados y gotelés deberás rascar con una espátula. En cuanto a las pinturas al temple, basta con frotar un paño húmedo sobre la superficie de la pared. En ambos casos, si la pintura sale con demasiada facilidad, no cabe duda de que conviene retirarla antes de pintar de nuevo.

tags

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Cuántas veces, trabajando con una brocha pequeña o una paletina nos encontramos con que la pintura acaba chorreando por el lateral del recipiente y mancha el suelo? Esto ocurre porque en trabajos pequeños rara vez recurrimos a una bandeja de pintura y solemos utilizar el lateral del bote para escurrir el exceso de pintura de la herramienta.

Hoy os traemos un truco muy sencillo pero que puede resultar de lo más útil en estos pequeños trabajos con pinturas o barnices. Consiste en poner unas cuantas tiras superpuestas de cinta de carrocero de lado a lado del bote. Escurriendo la herramienta contra ellas conseguimos que el exceso de pintura gotee en el interior del recipiente, en lugar de chorrear por el lateral. Además, cuando las cintas estén muy saturadas, siempre podemos cambiarlas, en lugar de pasar a escurrir la herramienta contra otro punto del borde, que es lo que normalmente hacemos.

escurridor de pintura

tags

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies cuando un usuario navega por sus páginas web. Las cookies utilizadas por el sitio web son ficheros enviados a un navegador web a través de un servidor web para registrar las actividades de los usuarios en el sitio web y permitir que más fluida, navegación personalizada. Privacidad

Aceptar