Estás utilizando un navegador obsoleto

Es posible que debido al navegador que estás usando, algunas páginas de esta web no se vean de manera óptima, por lo que te recomendamos que utilices Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11. Muchas gracias.

Soluciones prácticas de bricolaje, reparación y tratamiento de superficies.

 

Existen dos tipos de pintura muy comunes en nuestros hogares. Éstas son la pintura al temple y la pintura plástica. Ambas tienen diferentes características que estudiaremos para que puedas tratarlas de la forma más adecuada.

Pintura al temple:

La pintura al temple se caracteriza por utilizar principalmente agua para crear una consistencia adecuada que nos permita poder trabajar con ella.

Debido a las características de esta pintura, es poco adherente, sólo sirve para interiores y no es lavable.

Si pretendemos pintar encima de esta pintura has de saber que tienes que eliminar todos los desperfectos en la pintura, ya que al pintar encima podría desprenderse esta nueva capa.

Simplemente pasa un cepillo mojado con brío sobre la pared haciendo especial hincapié en agujeros, desprendimientos o desconchones, ya que el principal enemigo de esta pintura es la humedad. También puedes hacer esto mojando un rodillo y deslizándolo sobre la pared.

Raspar pintura

Tras mojarla notarás que es muy fácil retirarla con la ayuda de una espátula. Recuerda que provocar algún desperfecto en la pared a la hora de retirar esta pintura es normal. Tan sólo repara la pared con Aguaplast, tal y como vimos en este artículo.

Tanto eliminar los restos de pintura en mal estado como reparar los desperfectos de la pared es importante, ya que al pintar encima se manifestarán aún más. ¡Ya puedes pintar encima con la pintura que prefieras!

 

Pintura plástica:

Este tipo de pintura es más resistente y normalmente con cierto aspecto satinado (aunque también existen pinturas plásticas de tono mate). Es perfecta para el hogar, puesto que además de aguantar estoicamente permite lavarla en caso de que se manche.

Su inconveniente es la dificultad de extracción, debido a su capacidad de adherencia.

Nosotros te recomendamos que evites la extracción (que requiere herramientas muy específicas) y optes por el pintado o la cubrición.

Pintura textura

Para pintar, tan solo sigue los pasos anteriores procurando eliminar la pintura en mal estado y reparando los posibles agujeros y grietas.

Si lo prefieres también puedes tender Aguaplast sobre toda la pared para alisarla, sobre todo si tienes gotelé. ¡Mira cómo!

.

tags

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies cuando un usuario navega por sus páginas web. Las cookies utilizadas por el sitio web son ficheros enviados a un navegador web a través de un servidor web para registrar las actividades de los usuarios en el sitio web y permitir que más fluida, navegación personalizada. Privacidad

Aceptar