Estás utilizando un navegador obsoleto

Es posible que debido al navegador que estás usando, algunas páginas de esta web no se vean de manera óptima, por lo que te recomendamos que utilices Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11. Muchas gracias.

Soluciones prácticas de bricolaje, reparación y tratamiento de superficies.

Cuando hablamos de calidades de barnizado, el barnizado “tipo piano” está sin duda en lo alto de la escala. Se trata de un acabado extremadamente brillante y muy resistente a los golpes y las rayaduras. Generalmente, para lograr este tipo de barnizado se utiliza maquinaria específica, pero también es posible lograrlo a mano (aunque una lijadora orbital o una pulidora eléctrica serán bienvenidas). Eso sí, se trata de un proceso largo, muy largo; tanto que se puede afirmar que la paciencia es uno de los elementos básicos de este trabajo. Eso sí, te garantizamos que el resultado es espectacular. Comencemos:

Cuando la última capa haya secado pasa un trapo por toda la superficie. Verás el mueble brilla tanto que casi te puedes ver en él. Ha sido un proceso tedioso y largo, sin duda, pero sin duda ha merecido la pena.

tags

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Últimamente hemos hablado bastante de bricolaje con muebles de madera antiguos. Vimos, por ejemplo, cómo podíamos envejecerlos, o cómo decorarlos con diseños geométricos del color que más nos guste . Y, como siempre que trabajamos con madera, en ambas ocasiones os recomendamos terminar aplicando un buen barniz. Por eso creemos que ha llegado el momento de dedicar unas palabras a los barnices.

Es sabido que la función de los barnices es la de proteger y dar un buen acabado al mueble sobre el que los apliquemos. Por eso hay casi tantos tipos de barniz como clases de madera o de muebles puedan existir. Algunos han sido desarrollados para funciones muy concretas y otros son de uso general. Por eso, si tuviéramos que hacer una gran clasificación de barnices, sin duda comenzaríamos distinguiendo entre aquellos de origen natural y los artificiales.

Estos son los tipos de barniz más utilizados y a cada cual le corresponde escoger el indicado en cada caso. Por supuesto, existen otros productos como el Lasur o los aceites que, sin ser barnices, brindan protección y aportan sus propias virtudes. ¡Tal vez hablemos de ellos algún día!

tags

Comentarios de otros usuarios:

juan dice:

me podeis recomendar una marca de laca natural y otra de barniz no sintetico?

Bricopared responde:

Hola Juan,

Nosotros sólo podemos recomendar productos de Beissier, que son los que conocemos y de los que podemos garantizar su buen funcionamiento. Pero como Beissier no trabaja con lacas ni barnices, en este caso no podemos hacer otra cosa que remitirte al centro de bricolaje más cercano, donde seguro que te atenderá alguien con un amplio conocimiento en marcas.

Un saludo.

Bricopared dice:

Hola Juan,

Nosotros sólo podemos recomendar productos de Beissier, que son los que conocemos y de los que podemos garantizar su buen funcionamiento. Pero como Beissier no trabaja con lacas ni barnices, en este caso no podemos hacer otra cosa que remitirte al centro de bricolaje más cercano, donde seguro que te atenderá alguien con un amplio conocimiento en marcas.

Un saludo.

sara dice:

esta muy buena la pagina, tiene buena info

Alejandro dice:

Me gustaría saber cómo lograr un acabado tipo piano. Muy brilloso y profundo.

Bricopared responde:

Hola Alejandro,

Lograr ese nivel de acabado sin herramientas especiales es un proceso muy largo y tedioso que te llevará varios días:
——Comienza lijando bien toda la superficie y limpiando el polvo a fondo.
——Aplica al menos seis manos de una mezla a partes iguales de barniz poliuretánico, disolvente y catalizador.
——Entre mano y mano (una vez que hayan secado bien), lija bien toda la superficie con lija de 220.
——Después de la última capa, haz varios lijados al agua (literalmente, añadiendo agua), con lijas cada vez más finas (desde la 220 hasta la 1200).
——Aplica a continuación una última mano de pulidor con aguarrás.
——Esmérate con una pulidora
——Aplica cera transparente y vuelve a pulir.

Con esto ya tendrás una superficie barnizada tan brillante que podrás afeitarte mirándote en ella.
Un saludo.

Nelson dice:

Hola. Respecto a la pregunta que hicieron sobre cómo obtener un barnizado tipo piano. ¿Se puede realizar ese mismo procedimiento con un barniz sintético o alquídico?

Saludos.

Bricopared responde:

Hola,
Puedes utilizar un barniz alquídico, pero ten en cuenta que como tardan mucho en secar, el proceso se alargará considerablemente. También es recomendable aplicar menos capas de alquídico, porque con demasiado espesor tiende a encojer. Por último, ciertos barnices alquídicos no son aptos para su uso en interiores debido a su toxicidad (el clásico barniz “de yate”, por ejemplo).
Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El lijado es un paso fundamental en casi cualquier tarea de bricolaje. Bien sea para preparar un soporte, bien sea para conseguir un buen acabado antes de pintar, la lija está presente en casi cada consejo que hemos venido dando en Bricopared. Sin embargo, hay todo un mundo de lijas entre las que elegir y, llegado el momento, pueden surgirnos dudas. Por eso creemos que ha llegado el momento de contaros algunas cosas sobre ese instrumento tan imprescindible; hablemos, pues, de lijas.

Por lo demás, os recordamos que es recomendable utilizar ciertos elementos de seguridad como guantes, gafas o mascarilla cuando el trabajo de lijado es de cierta envergadura y genera mucho polvo, o cuando el material desprendido, bien sea del soporte, bien sea de la propia lija, pueda ser peligroso. Es el caso, por ejemplo, de las virutas metálicas o los productos químicos de ciertas pinturas.

tags

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Prácticamente todos los trabajos de los que solemos hablar en este blog requieren, antes o después, un buen lijado de la zona sobre la que trabajamos. Generalmente es un paso bastante fácil; se toma una lija fina y ¡hala! a repasar bien la zona. Sin embargo, cuando dicha zona es muy amplia, por ejemplo en trabajos que afectan a una pared entera (como cuando cubrimos gotelé o azulejos), la cosa tiene su truco.

Lijar toda una pared puede resultar agotador, y más si no contamos con una lijadora eléctrica, pero ese es un problema menor que se cura descansando de vez en cuando. En cambio hay otro detalle que, si no se tiene en cuenta, puede resultar en un lijado defectuoso o irregular.

Por el motivo que sea, casi todo el mundo suele empezar a lijar las paredes de arriba abajo. Es algo casi intuitivo: empiezas subido en la escalera, sigues lijando de pie y terminas en la postura más incómoda, lijando las zonas cercanas al suelo. Puede parecernos lógico, pero en realidad se trata de un error.

Al lijar primero las partes altas, el polvo desprendido irá cayendo por la pared y, aunque una parte de él terminará en el suelo, otra gran parte quedará adherida más abajo, a la propia pared. Esto hará que, a medida que vayamos descendiendo, cada vez sea más difícil comprobar si estamos haciendo bien nuestro trabajo. Por si fuera poco, la acumulación de polvo no sólo hará que se nos pasen muchos fallos de aplicación, también hará que la lija se emboce constantemente. Y si nuestra herramienta es eléctrica, más y más polvo se introducirá en el mecanismo, lo cual acortará significativamente su vida útil.

Evidentemente, evitar esto es tan sencillo como empezar a lijar desde abajo. De esta forma siempre podréis ver fácilmente qué tal os está quedando y, además, cuidaréis vuestra herramienta.

tags

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies cuando un usuario navega por sus páginas web. Las cookies utilizadas por el sitio web son ficheros enviados a un navegador web a través de un servidor web para registrar las actividades de los usuarios en el sitio web y permitir que más fluida, navegación personalizada. Privacidad

Aceptar