Estás utilizando un navegador obsoleto

Es posible que debido al navegador que estás usando, algunas páginas de esta web no se vean de manera óptima, por lo que te recomendamos que utilices Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11. Muchas gracias.

Soluciones prácticas de bricolaje, reparación y tratamiento de superficies.

Hace unos años Beissier creó un producto específico para la limpieza de las herramientas del pintor. Lo llamó Limpión y es tan efectivo sobre manchas de pinturas al agua en brochas, rodillos, ropa y manos, como el aguarrás lo es con las pinturas al disolvente, con la ventaja, eso sí, de que Limpión no irrita ni reseca la piel ni despide un olor tan fuerte como el aguarrás.

Dado que se trata de un producto nada agresivo, con los años algunas personas han ido dándole usos alternativos y, para sorpresa de muchos, Limpión ha revelado que su fórmula es capaz de limpiar y desincrustar todo tipo de manchas sobre las superficies más variadas.

Hoy nos salimos un poco del guión habitual, pues no vamos a hablar de bricolaje como tal, sino de los usos insospechados que podemos darle a un producto de bricolaje como Limpión.

¿Conoces alguna otra aplicación para este limpiador? ¡Compártelo con nosotros poniendo un comentario!

tags

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Quienes alguna vez nos hemos animado a pintar las paredes de casa prescindiendo de los servicios de un profesional, no hemos tardado en descubrir que las manchas, incluso las más inapreciables, se resisten a desaparecer como si tuvieran vida propia. Una y otra vez aplicamos capas de pintura encima pero, en cuanto ésta seca, ¡voilà! ahí está otra vez la dichosa marca.

Para solucionar este problema tan común surgen las pinturas antimanchas. No se trata, en contra de lo que muchos creen, de pinturas que repelen las futuras manchas (que saldrán al frotarlas con un paño húmedo, siempre que sean recientes), sino de pinturas que bloquean las antiguas, es decir, que las cubren por completo e impiden que vuelvan a aflorar.

Aclarado esto ¿qué hacemos cuando una pequeña mancha ya seca se resiste al paño húmedo? La solución, obviamente, no puede pasar por pintar toda la pared de nuevo cada vez que esto ocurre. Es en ese momento cuando llega en nuestra ayuda Isolfix al Agua en Tubo, es decir, la pintura Isolfix de siempre, pero en un formato de aplicación instantánea.

Ya lo veis, Isolfix al Agua en Tubo es la forma más sencilla de tapar de una vez por todas esas persistentes manchas. Y si nuestra pared es blanca y, por lo tanto, no es necesario acabar con algún otro color…  ¡entonces sólo nos llevará cinco minutos!

tags

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Varias veces hemos hablado aquí de las pinturas antimanchas. Como recordaréis, una pintura antimanchas no es aquella que no se puede manchar, lograr algo así sería un milagro de la ingeniería química. En todo caso, a lo más que podemos aspirar en ese sentido es a aplicar una pintura lavable, que presente una gran resistencia al frote húmedo.

La verdadera función de una pintura antimanchas es el bloqueo. Es decir, que al aplicarse sobre una superficie con manchas, no permita que estas se transparenten a través de capas y capas de pintura seca, algo que muchos han experimentado con desesperación.

Isolfix Antimanchas es la pintura especialmente desarrollada para este fin por Beissier. Podemos encontrarla en versión al agua (Isolfix al agua) o al disolvente (Isolfix Plus Antimanchas). Ambas versiones tienen sus formatos de fácil aplicación, pensados, no para cubrir una pared entera, sino manchas localizadas aquí y allá. Para Isolfix al Agua, ese formato de fácil aplicación es Isolfix al Agua en Tubo, del que ya hablamos en este post. Para Isolfix Plus Antimanchas, en cambio, tenemos un formato en spray. Utilizarlo es tan fácil como seguir estos pasos.

Las manchas ya han quedado bloqueadas. Ahora, si nuestra pared no es de color blanco, tendremos que pintar la pared del color que deseemos. Eso sí, ahora tenemos la seguridad de que esas manchas no se van a transparentar una y otra vez.

tags

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En Bricopared hemos hablado mucho de humedades y de cómo podemos combatirlas. Hoy vamos a hablar de cómo podemos eliminar, además, las señales de su paso por nuestras paredes. Nos referimos a esas manchas oscuras que no son otra cosa que mohos, y que tanto nos molestan.

Retirar el moho es sólo el primer paso de cualquier solución al problema de la humedad, pero también es algo recomendable en sí mismo. Y es que las humedades no se presentan nunca cuando a uno le viene bien. Obviamente lo ideal es buscar el origen de la humedad y eliminarla de forma permanente, más que combatir una y otra vez sus consecuencias, pero tampoco tenemos por qué convivir con esos microorganismos hasta el momento en el que nos venga bien emprender una obra. Así que ¿por qué esperar? ¡Eliminemos esos mohos ya mismo!

Beissier ha sacado al mercado recientemente un producto específico para limpiar las manchas de humedad. Se llama Limpiador Quita-Moho y es muy fácil de usar. Sólo debes vaporizarlo sobre las manchas y después aclarar con abundante agua mientras se frota con un cepillo o esponja. Se trata de un producto alcalino y puede manchar la ropa, por lo que te recomendamos que utilices guantes, ropa vieja y gafas de seguridad.

limpiador quita moho

 

Pero atención, los mohos son organismos perseverantes y si nos limitamos a retirarlos, volverán a la carga al cabo de no mucho tiempo. Por eso, después de aplicar Limpiador Quita-Moho es la hora sacar la caballería pesada. Hablamos, cómo no, del célebre Fungistop que os hemos recomendado en tantas ocasiones. La novedad aquí está en que, ahora, Fungistop está disponible en forma de gel y que viene con su propia esponja aplicadora, por lo que puedes extenderlo sobre las manchas de forma mucho más sencilla y limpia.

Juntos, Limpiador Quita-Moho y Fungistop, forman una combinación letal para los mohos y musgos que proliferan con la humedad; pero recuerda, como ya hemos dicho antes, lo ideal es atacar directamente el problema, más que a sus causas. Así que te recomendamos que en cuanto te sea posible te pongas manos a la obra y acabes con el origen de la humedad.

Puedes econtrar las intrucciónes que necesitas para solucionar humedades en los artículos que te sugerimos más abajo. Haznos caso y te olvidarás no sólo de los mohos, ¡también de la humedad!

tags

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies cuando un usuario navega por sus páginas web. Las cookies utilizadas por el sitio web son ficheros enviados a un navegador web a través de un servidor web para registrar las actividades de los usuarios en el sitio web y permitir que más fluida, navegación personalizada. Privacidad

Aceptar