Es común que debido a la presión de los materiales o con el paso del tiempo, aparezcan grietas o fisuras en las paredes exteriores de nuestra casa. Los lugares más comunes en los que suelen aparecer estos desperfectos son las zonas de unión de la pared con otros elementos como tuberías y anclajes, las terrazas y balcones y las ventanas y puertas exteriores.

Si dejamos pasar el problema sin repararlo el desperfecto puede ir a más, provocando humedades, goteras o incluso complicaciones estructurales en el soporte.

La opción más rápida y económica consiste en aplicar un plaste o masilla. Has de tener en cuenta que no sirve cualquier tipo, ya que necesitaremos un material que aguante el peso y la fricción de las paredes sobre la grieta. Para ello, puedes utilizar o bien Aguaplast Fibra o Aguaplast Rellenos Elástico. Ambas son masillas flexibles que aguantarán estoicamente la presión.