Es hora de admitirlo: el gotelé ha pasado a mejor vida. Con la aparición de nuevas tendencias como las paredes lisas, el papel pintado o las pegatinas de vinilo y la influencia de los muebles actuales, se imponen en el hogar las superficies planas. Además, éstas son mucho más personalizables que nuestro querido amigo el gotelé.

Hoy por hoy, quitar el gotelé de un piso de 80m² cuesta en torno a 2.000 euros. En los tiempos que corren lo más económico es alisar la pared uno mismo, pero suelen surgir dudas al respecto debido a la aparente magnitud y complejidad del proyecto.

En este artículo te demostraremos que eliminar el gotelé no es tan difícil como parece. Si te animas a intentarlo por tu cuenta seguro que, además de ahorrar bastante dinero, estarás orgulloso de tu nueva pared.

¡Ya tienes tu pared como nueva! Ahora puedes darle el acabado que quieras. ¡Prueba a usar colores o papeles pintados que tu antigua pared no te permitiría!

Recuerda que si tienes alguna duda en algún paso o simplemente quieres compartir cómo ha sido tu lucha contra el gotelé, puedes hacerlo en la sección de comentarios.